La mejor manera de conservar todos nuestros productos es de forma refrigerada. Manteniéndolos en la nevera conservarás todas las propiedades del producto.